Hay dudas sobre impacto de nuevo pico y placa que comenzará el próximo lunes

El pico y placa de dos dígitos busca mitigar las congestiones que tienen lugar en las vías del Aburrá. FOTO MANUEL SALDARRIAGA

El próximo lunes, 17 de enero, cambiará la medida de pico y placa en el Valle de Aburrá: la restricción de movilidad pasará de uno a dos dígitos y de 5 de la mañana a 8 de la noche, esto con el ánimo de sacar de circulación a, por lo menos, 348.096 (20%) vehículos del 1.740.487 que integra el parque automotor. La primera semana será pedagógica. El piloto de cobro por congestión, que se anunció en agosto del año pasado, también verá la luz.

El anuncio lo hizo el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y dejó más dudas que certezas. Entre estas se cuentan los detalles de la medida que les permitirá pagar a quienes necesiten saltarse el pico y placa, al igual que la propuesta de migrar a una rotación de dígitos vía sorteo, para evitar que los usuarios proyecten cuándo les tocará la restricción.

Pero la pregunta que más se repite entre ciudadanos y expertos tiene que ver con la efectividad de la disposición. Desde 2005, el pico y placa se ha modificado en varias ocasiones. Pese a ello, el parque automotor del Aburrá creció 182% pasados diez años, según registros del Área Metropolitana, y Medellín se convirtió en una de las 25 ciudades más congestionadas del mundo. ¿Bastará con un dígito más para resolver el embudo en que se ha convertido la región?

Hay desconfianza

Que la restricción crezca a dos dígitos, en vez de mantenerse en uno, da cuenta de una problemática que todavía no logra resolverse, explica Andrés Pava Restrepo, experto en movilidad de la Universidad EIA. Para este, aumentar la severidad de la medida solo arrojará resultados durante las primeras semanas. ¿Por qué?

La iniciativa solo se enfoca en sacar algunos autos y motos de circulación, según Pava, y no en fortalecer otras alternativas de movilidad, que les permitan a los usuarios dejar el vehículo particular tras un cálculo costo-beneficio. “Si no se ha cambiado respecto al pico y placa en tantos años, no es lógico que la gente vaya a cambiar porque le suban dos dígitos”.

En la misma vía habla José Fernando Ángel, exsecretario de Movilidad de Medellín, para quien la restricción continúa siendo coyuntural y no estructural. Aunque este proyecta que un porcentaje de usuarios compartirá el vehículo con sus vecinos y familiares, y otro apelará al transporte público, en su opinión el modelo que se consolida en la ciudad-región es paradójico.

A medida que crece la tasa de vehículos particulares por cada 1.000 habitantes en el Aburrá, la cual pasó de 286 a 429 en los últimos siete años, según el informe de calidad de vida 2020 de Medellín Cómo Vamos, los esfuerzos por ensanchar el sistema de transporte público son menores. “Mientras los buses estén enredados en el mismo trancón con los carros y las motos, vamos a colapsar. Esta medida mitiga, pero no resuelve nada”.

¿Qué dicen las autoridades?

Desde la Secretaría de Movilidad de Medellín, que lidera el piloto de cobro por congestión en la región, y el Área Metropolitana, que ha insistido en la rotación de dígitos por sorteo, indicaron que no emitirán detalle alguno hasta que se den a conocer los respectivos decretos esta semana.

Pese a este voto de silencio, los secretarios de Movilidad de Bello y Sabaneta se pronunciaron sobre las variaciones en la restricción. Los dos alegaron, contrario a lo dicho por los expertos, que crecer el pico y placa será funcional para controlar el número de vehículos que circula por las vías regionales.

Además, José Daniel Restrepo, de Sabaneta, detalló que, a esta altura, se concreta la logística para ejecutar el piloto de cobro por congestión. Aunque en principio se concibió que este tendría lugar en Medellín, el funcionario dio a conocer que se implementará en todo el Aburrá.

Entre tanto, Rigoberto Arroyave, de Bello, desestimó la posibilidad de asignar los dígitos por sorteo. Si bien confirmó que la restricción comenzará con placas diferentes a las terminadas en 0 y 1, expresó que la propuesta no estará entre las innovaciones para este semestre. Restrepo, sin embargo, fue menos tajante, y dijo que esta semana se definirá si va, o no, la innovación.

En medio de este panorama, comienza el conteo regresivo para que entre en operación el pico y placa de dos dígitos. Los detalles se desconocen; ni los secretarios de Movilidad coinciden en las partes compartidas. Ojalá que los decretos lleguen a tiempo, con la información clara y unificada, para que no haya caos y confusión entre la ciudadanía.